El derrumbamiento de Armonía Somers y el elemento fantástico

8:33

Dirimir a que género literario pertenece “El Derrumbamiento”, de Armonía Somers, es una tarea compleja, debido a que en ella se hacen variadas alusiones que, dependiendo del lector y de su crítica, podrían llevar a apelar a un género u otro. No obstante, no se puede negar que la obra refleja y pondera el elemento fantástico con algunas pocas y nulas características del maravilloso.
el derrumbamientoLa historia comienza a desarrollarse, hasta lo acontecido con la Virgen, como un día más de desdicha y desgracia para un esclavo. Sin embargo, desde que éste va caminando por el campo y llega al “valle” – que parece un vientre- se dan varios eventos que siembran la duda o inquietud. Tómese la siguiente cita como un ejemplo, de carácter explícito, sobre lo mencionado: “Un trueno que parecía salido de debajo de la tierra conmovió la casa. ¡Qué trueno! Era distinto sentir eso desde allí (…)” En este fragmento del texto se ve el rayo que puede ser interpretado como la furia de la Virgen ante el “sacrilegio” del presunto dueño de la posada.
El acto de presencia de la Virgen, en un entorno realista, genera sobre el Esclavo Tristán un sentimiento de nerviosismo o recelo, que va apegado a un dejo de asombro: “Su terror, su temblor, su vergüenza (…).  Es válido mencionar, también, que la aparición de este personaje celestial hace presentir, sobre el lector, la inminente irrupción de lo imposible y del no sentido.
Anteriormente se ha mencionado que la virgen hace su aparición física en un entorno realista y quizás familiar. Pues bien, a esto se le debería de agregar la posibilidad de que lo haga de una manera amenazadora, debido a que expresa haber sido ella quien incitó al condenado protagonista a matar, “no aflojes, aprieta, termina ahora, no desmayes” y también es la productora de su deseo sexual. El esclavo, en sus primeros momentos del supuesto encuentro con este ser celestial, encarna otra gran característica de lo fantástico que es la resistencia o la duda, ya que en un determinado momento le reitera que se vuelva al plinto. Otro aspecto de envergadura es el racionalismo de Tristán que, a pesar de estar ya bastante disuelto, se pierde aún más ante el encuentro con la Virgen.
armonia somersHasta ahora se han resaltado características que subyacen ante una más grande,  la ambigüedad de la situación en la que se presenta la Virgen que, combinada o mezclada con la fiebre de Tristán, genera la posibilidad de darle a la lectura más de una interpretación. Esta es, sin duda alguna, una de las mayores características de lo fantástico; Tristán al momento de acostarse en su acogedor “vientre”  se encuentra moribundo, con fiebre y en lo que podría considerarse su último día de vida, o mejor aún, sus últimos minutos de vida. Además, a esto debe de sumársele la culpa que prolifera sobre él con respecto a la muerte del “blanco”.   Esos contundentes datos, son  los que harán sembrar sobre el lector la duda o la posibilidad, que dará lugar a más de una interpretación. Una común apreciación es la contingencia de que la experiencia efectuada con la “rosita blanca” es “real”, otra es que todo lo acontecido tiene ocasión en la imaginación de un ser que está a punto de dejar de existir. Y, por último, se podría interpretar que la Virgen es la manifestación de la conciencia de aquel que se ha “hecho negro”.
Los relatos Fantásticos tienden también a convertirse en la expresión de lo excluido y reprimido. Si a esta característica se la interpola entre el mundo real y el mundo ficticio de “El Derrumbamiento”, la Virgen podría representar el rechazo a un estereotipo femenino que está basado en la represión sexual de la mujer, entre otras cosas. Y Tristán podría ser símbolo de la esclavitud y opresión de las masas, tanto en el viejo sistema como en el nuevo.
En síntesis, el “El Derrumbamiento”  denota una historia en la que se exhibe una situación inexplicable, e irracional, quizás, que termina con el declive del refugio, de una manera normal, con un típico viento huracanado que es tan feroz, que puede acabar con una casa. ¿Realmente aconteció el encuentro con la Virgen?  ¿Fue ella la que derrumbó la casa? ¿El primer trueno fue obra de un ser celestial? ¿El clima era manipulado por la Virgen o representaba a Tristán? Esas son dudas y preguntas que gestan lo fantástico en el relato. Incógnitas que quedan presentes en la crítica del lector y en las que intervienen elementos que podrían o no ser sobrenaturales.
Antes de culminar, me gustaría justificar la apelación pronunciada, al comienzo del trabajo, sobre la existencia leve de lo maravilloso en “El derrumbamiento”. Uno de los elementos que siembra esta categoría es que la Virgen, sin importar la validez de su aparición,  produce sobre Tristán la confirmación de sus creencias religiosas. Además, por un periodo reducido de tiempo, parece volverse la presencia de la Virgen para Tristán como algo normal.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images